Cristina de la Cruz Ayuso. voluntaria de la banca ética Fiare, que coordina el Comité de Ética desde 2005

“Fiare es un instrumento político, participativo y alternativo, en el ámbito de la intermediación financiera” .

Publicado el Diciembre 8, 2010 por fiarecyl
Cristina de la Cruz Ayuso. voluntaria de la banca ética Fiare, que coordina el Comité de Ética desde 2005

– ¿Por qué la banca ética FIARE es sobre todo un instrumento político?
Todo lo que hacemos tiene una repercusión en el modo en cómo vamos construyendo nuestra manera de vivir juntos. También la tienen nuestras decisiones financieras: el dinero que decidimos ahorrar, el banco con el que decidimos trabajar, etc. Eso tiene un indudable valor político y por eso no debiera darnos igual. Lo habitual es pensar que nada podemos hacer para romper con esa lógica de dominación que nos imponen los bancos. ¿Qué hacer? En principio, no lamentarnos. Y en segundo lugar, preocuparnos por conocer qué alternativas tenemos para generar otra lógica de relación económica distinta. Es posible. Fiare es una de esas alternativas. Es una iniciativa de banca ética, que surge con una clara vocación transformadora y aspira a ser un instrumento político eficaz en el ámbito de la intermediación financiera. Además, nos ofrece a la ciudadanía la posibilidad de formar parte y de construir esa alternativa financiera; de hacer frente al poder de los bancos desde las claves de nuestra participación en proyectos como Fiare y todos aquellos que, con ese mismo objetivo, se promueven desde el ámbito de la economía solidaria.

– ¿Y cómo se construye una iniciativa como Fiare?

Fiare se propone, junto con otras iniciativas de la economía solidaria, construir sociedades más justas. Ese es su objetivo. Y esa es su realidad: trabaja para consolidar esos procesos de transformación en nuestra realidad más cercana. Hoy en día hay otras entidades financieras que dicen que este también es su objetivo, pero en realidad pocas pueden ofrecer evidencias de que realmente ponen el dinero al servicio de la construcción de sociedades más justas. Fiare sí. Y no porque sea más “ética”: más buena o mejor que las otras. La legitimidad “ética” de Fiare está en el modo en cómo está construido: a quién pertenece, a más de 400 organizaciones sociales; cómo se toman las decisiones; qué modelo de crecimiento promueve, con quién trabaja, cuáles son sus fines. Nada que ver- como veis- con iniciativa promovida por un grupo de inversores o un colectivo de socios que va implantándose allá donde se detecte un posible nicho de mercado. Fiare solo crece al ritmo que van marcando las redes territoriales que muestren su interés y su disposición por asumir el proyecto y promoverlo en esos territorios. Así ha venido ocurriendo desde el primer germen en Euskadi y ya contamos con redes que desarrollan el proyecto en Navarra, Catalunya, Madrid, Castilla y León, Andalucia, Extremadura, Valencia, Galiza, y próximamente Canarias también… Fiare crece desde abajo: asentando en sólidas bases y va generando un entramado que – a día de hoy, ya es una sólida red de transformación social. Una iniciativa de banca ética que está en manos de la ciudadanía. Su valor político es indudable. Solo hace falta que nos acerquemos y decidamos formar parte de él.

– ¿Qué es lo que hace una banca ética que no hacen las demás?
Rescata la dimensión social de la intermediación financiera:  capta ahorro para prestarlo. Si quitamos el valor mercantil a ese proceso, la ecuación que nos queda es bien sencilla: canaliza solidaridad ciudadana para garantizar condiciones de equidad. Y esto ultimo, lo hace poniéndose al servicio de aquellas organizaciones que tienen percepción y capacidad para identificar cuáles son los contextos de injusticia estructural que hay que atender.

– ¿Cómo funciona el Comité ético de FIARE? ¿Cuáles son sus integrantes?
Antes comentábamos el tema de la legitimidad ética. El sistema de adecuación ética de Fiare es un ejemplo para ver cómo una organización va adecuando sus estructuras no solo para llegar a ser un proyecto transformador, sino para que esa capacidad y motivación transformadora pueda mantenerse en el tiempo, a medida que el proyecto va creciendo. Una manera de mantener no solo la identidad, sino también las bases éticas sobre las que se sustenta. En Fiare existen varios niveles en los que se operativizan en la prácticas esas bases éticas. Existen nueve comisiones de evaluación ético-social en cada territorio donde se promueve el proyecto Fiare. Estas comisiones están formadas por personas que conocen muy bien el tejido asociativo de ese territorio y que por tanto pueden valorar el alcance social de la propuesta que solicita financiación. No hacen dictámenes sobre proyectos que están bien o mal, o que son éticamente mejor que otros. La cultura “ética” de Fiare no está tan vinculada a una evaluación moral, sino, en realidad, a una evaluación sobre los resultados éticos, transformadores, que promueven un determinado proyecto y que, en cuanto tal, Fiare decide apoyar mediante el crédito.
Otro nivel es el del Comité ético que es un órgano que tiene como objetivo coordinar ese proceso de adecuación ética; es decir: velar por la institucionalización de los valores del proyecto Fiare en todas sus estructuras, niveles de responsabilidad y marcos de relación.
En total, somos más de 40 personas voluntarias, pertenecientes a organizaciones sociales, quienes desarrollamos esta labor en todo el estado, con el apoyo y en coordinación con el equipo profesional de Fiare, que complementa y contribuye también a consolidar el sistema de adecuación ética. En diciembre nos juntamos en Bilbao para afianzar entre todos el proceso de evaluación de las solicitudes de financiación.

– ¿Qué criterios éticos son los que tiene en cuenta FIARE a la hora de valorar si apoya o no un proyecto de financiación?
Fiare aspira a convertirse en una opción completa para aquella persona u organización  que quiera trabajar con una banca diferente. Por un lado, restringe de forma muy estricta los ámbitos posibles de financiación a aquellos proyectos que contribuyan a hacer de nuestras sociedades lugares más justos e igualitarios. De todas maneras, a mi me gusta verlo desde otra perspectiva. Más que restringir, quizás cabe decir que lo que hace Fiare es promover mediante el crédito la posibilidad de desarrollo de determinados proyectos que tienen un claro valor transformador. Más que mirar aquello que limita, hay que valorarlo desde otra perspectiva: ver qué es lo que Fiare posibilita y facilita mediante el crédito, y de qué manera contribuye así, a generar marcos de interrelación con las personas y con el entorno, distintos, más justos y sostenibles, más naturales también…. Fiare financia cobertura de necesidades básicas de personas físicas tanto en nuestro entorno como en el Sur, mediante acuerdos específicos con entidades socias del Proyecto FIARE o con las Administraciones Públicas. Financia a entidades que trabajan con personas en situación o riesgo de exclusión, organizaciones no gubernamentales para el desarrollo y la cooperación con el Sur, Empresas de la economía solidaria y en general a todas aquellas entidades sin ánimo de lucro que promueven o desarrollan actividades con impacto social positivo. Y también concede créditos para la puesta en marcha de proyectos empresariales presentados por cualquier persona física o jurídica, estando su aprobación sujeta a la evaluación ético social tanto de la entidad solicitante como del proyecto.

– ¿Puedes poner un ejemplo sobre proyectos respaldados satisfactorios y otro de no satisfactorios en cuanto a los fines sociales esperados?
No resulta fácil de responder lo primero. Ni prudente lo segundo. Fiare ha concedido casi 14 millones de euros en préstamo apoyando ese tipo de proyectos. Mi propia inclinación me llevaría a destacar los que se dedican a la lucha contra la pobreza, o la exclusión, o la marginación, o la fragilidad social. Pero obviaría otros muchos que también, desde otros ámbitos, como por ejemplo el de la vida rural, la soberania alimentaria, o la gestión del territorio, que también son muy significativos. Quien este interesado puede acercarse a la página web de Fiare (proyectofiare.com). La foto conjunta de los proyectos financiados permite ver la labor que poco a poco va logrando Fiare mediante el apoyo al crédito a estos proyectos. Merece la pena visitarla.

– ¿Qué incidencia está teniendo FIARE en la sociedad y, en concreto, en los movimientos sociales de Euskal Herria?

La Fundación Fiare ha conseguido vincular en torno a la Fundación Fiare a más de 72 organizaciones para la promoción del proyecto en Euskadi. Tiene cinco grupos locales en diferentes puntos de los tres territorios impulsando a nivel local el proyecto. En este sentido, el herrialde de Gipuzkoa está siendo especialmente significativo. Fiare cuenta ya con más de 1.500 personas y organizaciones que han compormetido por encima de 1,8 millones de Euros de Capital Social en todo el Estado. La territorial de Euskadi aporta a esta cantidad más de 700.000 Euros.

– ¿Qué importancia tiene el sector agrario para FIARE?

En coherencia con lo que Fiare en realidad es, más bien habría que  preguntar qué papel quiere jugar el sector agrario en Fiare. Esa es una respuesta a la que el propio sector tiene que  llegar. Fiare ni es un producto ni ofrece un producto ad hoc para un sector. No es un banco tradicional. Es una iniciativa  de banca ética a la que están llamados a participar aquellas organizaciones y entidades de diferentes sectores, del agrario y ganadero también, que se plantean un marco de relación económico-financiero distinto, alternativo, no sujeto a lógicas excluyentes y discriminatorias. Las organizaciones y entidades que conforman este sector agrario y ganadero conocen las necesidades que tienen, conocen el sector, tienen criterios para determinar qué se debe financiar y por qué, pueden aportar elementos para la reflexión sobre cómo mejorar y adecuar  la evaluación de proyectos que pertenecen a este ámbito… pueden contribuir, en definitiva, a ocupar un lugar propio y legitimo en el proyecto Fiare. A hacer valer su voz no en Fiare, sino en el propio sector: utilizando todos los instrumentos políticos que estén a su alcance para generar en él condiciones  justas, acordes a lo que quieren promover. Fiare es una de esas herramientas.

– Algo más que añadir?
Nada más. Únicamente invitar desde las páginas de Baserri Biziak a que os animéis a participar con nosotros en el encuentro de diciembre. Es un momento de encuentro y construcción importante para Fiare. Y el sector de nekazaritza debe estar presente. Os esperamos.

Fuente: Baserri bizia.

Filed under: FIARE | Etiquetado: , , | Deja un Comentario »

“Es normal que la gente decente se plantee sacar su dinero de bancos que lo usan para hundir a las economías y extorsionar a los gobiernos”.

Publicado el Diciembre 3, 2010 por fiarecyl

El conocido futbolista Eric Cantona ha convocado en Francia un movimiento popular para retirar el dinero de los bancos el próximo día 7 de diciembre (www.bankrun2010). Para conocer los posibles efectos de esta iniciativa entrevistamos a Juan Torres López, Catedrático de Economía, miembro del Comité Científico de ATTAC España y autor de los libros Desiguales. Mujeres y hombres en la crisis financiera (Icaria), con Lina Gálvez, y La crisis de las hipotecas basura. ¿Por qué se cayó todo y no se ha hundido nada? (Sequitur) con la colaboración de Alberto Garzón.

– ¿Qué efectos tendría una medida como esta que propone Cantona?

– Lógicamente depende de su seguimiento. Si se hiciera masivamente, los bancos no tendrían liquidez suficiente para devolver los depósitos a sus clientes porque la banca occidental opera con un sistema llamado de reservas fraccionarias. Esto significa que de todo el dinero que ingresa un cliente sólo conserva una pequeña parte (actualmente un 2% más algunos porcentajes adicionales dependiendo de la regulación de cada país). El resto lo usa para dar créditos. Por tanto, el dinero de los depósitos “no está” en el banco sino sólo en forma de anotaciones, así que en su totalidad no se podría retirar.

– ¿Eso quiere decir que los bancos no “conservan” el dinero de sus clientes sino que lo usan para crear más dinero?

– Efectivamente. El negocio de la banca es ese: crear medios de pago mediante la generación de deuda. Cada vez que dan un crédito con esa parte del depósito que no reservan crean dinero. No dinero legal (monedas y billetes) sino dinero bancario.

– Y gana con eso…

– Claro que gana. Gana más dinero, porque cobra más por prestar que por recibir depósitos. Y gana poder porque, como todo el mundo sabe, el dinero da poder de decisión y de satisfacción.

– ¿Y los gobiernos no podrían evitar una situación de ese tipo, imposibilitando retirar los depósitos?

– Teóricamente, los gobiernos se comprometieron a garantizar los depósitos de los clientes pero lógicamente en su manifestación de dinero bancario. Lo que pasa es que si todos, o un número muy elevado, vamos al mismo tiempo a sacar el dinero eso sería imposible. Lo que hicieron los gobiernos fue en realidad un brindis al sol mientras subsista el sistema de reservas fraccionarias. Ahora bien, en un momento dado pueden decretar que no se pueda retirar el dinero, como ocurrió en Argentina para ayudar a los bancos y a los grandes ahorradores.

– ¿Cree usted que va a ser exitoso el llamamiento de Cantona?

– Supongo que inicialmente no será seguido por millones de personas. Por eso no creo que sea tan relevante por el problema de liquidez que vaya a generar como por el hecho de que advierte de que la gente está empezando a hartarse y con razón de los bancos. Una vez leí que Henry Ford había dicho que si la gente supiera lo que hacen los bancos con su dinero al día siguiente habría una revolución.

– ¿Tan negativo ha sido el papel de los bancos en esta crisis?

– Creo que sí. Si se me permite la expresión, han sido al mismo tiempo el arma del crimen e incluso quien ha apretado el gatillo. En lugar de canalizar el ahorro que han recibido a la inversión productiva lo han llevado a la especulación. Y a otros negocios sucios: los bancos son los que permiten blanquear el dinero, los que se instalan en los paraísos fiscales, los que sirven de vehículo para traficar con armas, con drogas, con personas o para que los terroristas muevan su dinero, los que financian con miles de millones los negocios más sucios y a las personas más impresentables del mundo mientras que los pequeños y medianos empresarios sudan la gota gorda para obtener créditos de unos pocos miles de euros. Y, además, gracias al poder financiero que atesoran han extendido su influencia a la política, a los medios de comunicación, a la creación del pensamiento, a la educación… Y han impuesto las políticas que producen gran desigualdad y así dan lugar a que las crisis sean tan recurrentes y graves. No hay un resorte decisivo de la vida social que hoy día se mueva libre de la influencia de la banca.

– Entonces, ¿usted cree que está justificado que la gente saque el dinero de los bancos?

– Completamente pero con matices. La gente tiene el derecho y yo diría que hasta el deber moral de indicarle a la banca que hace todo eso que así no, que no quiere que con su dinero se hagan todo ese tipo de cosas. Pero digo que yo matizaría porque hay banca ética y no todos los bancos se han portado igual. Lo que hay que hacer es vincular esta expresión de rabia y de rechazo a la banca sucia con la demanda de un nuevo tipo de banca. La movilización del ahorro y ponerlo a disposición de quienes necesitan financiación externa para crear riqueza, es decir, la actividad financiera, es fundamental en cualquier economía. Es una tontería renunciar a ello. Por eso lo importante no es sólo sacar el dinero de los bancos que efectivamente están haciendo tanto daño, sino crear otro sistema financiero ético, limpio, transparente, al servicio de la creación de riqueza.

– ¿Y cómo sería ese otro sistema financiero?

– Pues creo que en lugar de ser un sistema cada vez más centralizado y concentrado, como quieren los dueños de la banca privada para controlar mejor a los mercados y a la sociedad, debería organizarse a distintos planos. Por supuesto creo que debe haber bancos de dimensión importante e internacional porque hoy día se necesita financiar proyectos de desarrollo de gran envergadura. Pero no pueden ser ni privados (porque lógicamente sólo buscarían su propio beneficio) ni tan antidemocráticamente controlados como hoy está, por ejemplo, el Banco Mundial. Y para evitar esto último lo mejor es que estén muy “al lado” de la gente, que estén sometidos a unos principios de actuación muy rígidos y a un constante, plural y democrático control social.

– ¿Y estos bancos más grandes seguirían actuando con reservas fraccionarias?

– No, no, esa es la lógica que hay que cambiar. Si se sigue así, volveremos a estar siempre en las mismas. Hay formas de hacer que una banca sin reservas fraccionarias funcione perfectamente y cumpla con su tarea de financiadora de la actividad productiva. No digo que sea fácil de organizar pero se puede hacer.

– ¿Y el resto?

– El sistema financiero funciona mejor y provoca menos problemas cuanto más descentralizado está. Hay que crear redes y un sistema de finanzas multinivel y multifuncional. Y es fundamental que la gente que ahorra sea dueña también del destino de su ahorro, que intervenga a la hora de decidir su uso. Así sería mucho más fácil que todos fuésemos más imaginativos y emprendedores, que no veamos la creación de riqueza, de empleo o de seguridad y bienestar como “cosa de los demás”, sino también nuestra, que depende de nuestra actividad y trabajo, de nuestro ahorro, de nuestras iniciativas y de nuestras decisiones. Hay que lograr que las finanzas no esclavicen a los consumidores o pequeños y medianos empresarios, que al fin y al cabo son los que crean y soportan en España más del 90% del empleo. Y para ello, lo mejor es que todos ellos sean los que decidan lo que se hace con el ahorro y no que dependa de las grandes y alejadas instituciones financieras que lógicamente buscan maximizar sus ganancias con una perspectiva global. ¿Qué le importa al Banco de Santander, qu tiene que lograr que sus ganancias sean cada vez más elevadas, el efecto de su actuación financiera en una mujer del Bierzo que necesita 1.500 euros para poner en marcha una peluquería o de un carpintero que ocupa a cinco trabajadores en una aldea de Lugo y que precisa 5.000 euros para cambiar las máquinas? Pueden decir lo que quieran en la propaganda pero la realidad es que la cuenta de resultados de los grandes bancos que hoy día dominan las finanzas depende de otras variables y que no se van a ocupar de que funcionen bien esos “negocios ordinarios de la vida”. que son los que decía Alfred Marshall que constituyen el objeto de la economía.

– ¿Se refiere a potenciar lo que se llama ahora las microfinanzas?

– Sí, pero no sólo a ellas. Hay que crear y potenciar redes interpersonales de socorro financiero, por llamarlo de alguna manera. Las finanzas también tienen que tener ver con la solidaridad y la generosidad. Mohamed Yunus demostró con sus experiencias de microcréditos que las finanzas basadas en esos valores ayudan más a salir de la pobreza y a crear riqueza que los del lucro o, por supuesto, los que impulsan la especulación financiera. Pero también, hay que generar otro tipo de finanzas a otro nivel intermedio. Como digo, no tiene sentido que la financiación de autónomos, de pequeños empresarios o personas que necesitan la mayoría de las veces apoyo financiero de pequeña o mediana entidad dependa de corporaciones financieras gigantescas. Es mucho mejor que eso esté vinculado al ahorro descentralizado. Siempre se hizo así y hubo más disposición financiera para la creación de riqueza. Ahora parece que vivimos en la abundancia de medios de financiación pero en realidad sólo la ha habido y la hay para financiar a grandes negocios o para generar deuda artificial dedicada a financiar burbujas y especulación.

– ¿Entonces usted recomendaría sacar el dinero de los bancos convencionales? ¿Usted sacará su dinero?

– Bueno, yo soy cliente de Triodos Bank. Se podría decir que ya lo he retirado, al menos en su gran parte porque todavía hay grandes dificultades para que todos los recibos o pagos se puedan tramitar fuera de la banca tradicional. Y hay otras alternativas para depositar el ahorro, Fiare, cooperativas diversas en algunas comunidades autónomas. Aunque todavía responden al mismo sistema de reservas fraccionarias tienen mucha más transparencia y no hacen las inversiones despreciables que hace la banca convencional.

– ¿Y habría que hacer eso masivamente?

– Yo creo que masivamente deberíamos ser conscientes de lo que está haciendo la banca convencional, de que es preciso que haya otra diferente, pública y privada, sin el privilegio de crear dinero privado. Y, por supuesto, que cuanto más gente lleve su dinero a la banca ética o a las cooperativas de crédito mucho mejor.

– ¿Pero se puede utilizar la retirada de fondos como un arma contra la banca? ¿No provocaría eso un corralito, una quiebra generalizada de los bancos?

– A ver, vayamos por partes. Si los bancos están ahora cerca de la quiebra o incluso en la quiebra disimulada no es precisamente por culpa de los clientes que quieran proteger su dinero de la irresponsabilidad y codicia de los banqueros. Además, la gente tiene el derecho de retirar el dinero de la banca cuando quiera. ¡Es suyo! Y si quisiera hacerlo masivamente, lo que en todo caso quebraría a los bancos no sería esa decisión de los clientes sino el sistema de reservas fraccionarias.

– ¿Pero no es una irresponsabilidad el llamamiento de Cantona?

– Posiblemente eso es lo que dirán los que han hundido el sistema financiero mundial provocando una crisis casi sin precedentes o quienes los apoyan desde los gobiernos, pero la irresponsabilidad por lo que pueda pasar en el sistema financiero no es de Cantona. ¡Estaría bueno! Cantona es un ciudadano, como tantos otros, que está harto de los irresponsables. Otra cosa es que esta medida vaya ser decisiva y que sea útil por sí sola.

– ¿Qué quiere decir con eso?

– Pues que no basta con decir a la gente que saque el dinero de los bancos. Eso está bien como chispa, como llamada de atención, como advertencia, como provocación… Pero es preciso que haya alternativas. Esa propuesta no puede ser un fin en sí misma. En todo caso, debe ser una medida de presión a favor de algo. Yo creo que debe ir acompañada, si es que se toma, de la reivindicación de la banca pública, de la desaparición de los bancos responsables de la crisis, de otras políticas económicas y financieras, de la exigencia de nuevas normas y modo de funcionar en las finanzas y, sobre todo, con exigencia de garantías de que se vuelva a financiar la economía para que ésta funcione, que es lo que ahora no está garantizando la banca privada. En esa línea trabajamos por ejemplo en ATTAC. Lo que pasa es que lógicamente no se puede descartar que si los bancos siguen extorsionando a los gobiernos, si siguen atacando a los Estados y exigiendo recortes de derechos para que ellos salgan adelante la gente se canse. Y yo sería el primero que estaría a favor de medidas mucho más contundentes. Porque si ellos son insaciables la paciencia de la gente tiene un límite.

Juan Torres López es Catedrático de Economía Aplicada de la Universidad de Sevilla.www.juantorreslopez.com

Alberto Montero Soler (amontero@uma.es) es profesor de Economía Aplicada de la Universidad de Málaga y puedes leer otros textos suyos en su blog La Otra Economía.

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Filed under: Banca Ética | Etiquetado: , , | Deja un Comentario »